Brutal: Hija de Camilo Catrillanca estuvo ESPOSADA y aun tiembla y llora cuando recuerda a la PDI

«Jamás estuvo detenida y fue bien cuidada» decía a la prensa el director general de la PDI, Héctor Espinosa. Los chilenos que sabemos como funciona la discriminación y el ataque brutal contra las comunidades mapuche, sabíamos que tenía olor a falso.

Y la mentira salió a la luz, pues un reportaje de la voz de los que sobran, muestra como se denostó, humilló y maltrató a las 3 mujeres de Camilo, entre ellas su pequeña hija de 7 años. Así lo corroboraron los familiares que vieron la brutal detención y el propio abogado que los acompañaba.

«Fue un intento bastante macabro, no sé con qué objeto, de mantener una prisión indebida contra mujeres que ya venían de no poder acceder a Angol para ver el resultado del juicio de su hijo y su esposo, es una doble humillación, un doble castigo, algo que tampoco tiene ninguna relación con el operativo en Temucuicui.»

Así lo relata el reportaje (extracto) acá completo:

Pasado el mediodía del jueves, en la equina de Rengo con Ercilla, a 12 kilómetros de Temucuicui, Katherine – viuda de Camilo Catrillanca- se detuvo en un “ceda el paso” mientras su suegra, Teresa Marín, preparaba algunos sándwiches para capear el hambre de la mañana. Habían intentado llegar al Tribunal de Angol para escuchar el veredicto en la audiencia final por el asesinato de Camilo, pero no los dejaron acercarse, al igual como sucedió con varios comuneros. Había frustración en el ambiente.

Un minuto después, un policía apuntó a la conductora del vehículo y un segundo policía golpeó la ventana con la culata de su arma y rompió los vidrios. En medio de los gritos, sacaron a Teresa y la tiraron al suelo, lo mismo hicieron con Katherine y la pequeña G.C de apenas siete años. La escena ya es conocida, las mujeres boca abajo, la rodilla de un policía en la espalda de Katherine. A las dos adultas las llevaron a la tenencia de Ercilla y a la pequeña -según el mismo testimonio que entregó al Instituto Nacional de Derechos Humanos INDH- a la ciudad de Victoria. 

Cada vez que la niña recuerda el momento, tiembla y llora.

Etiquetado: /