Verguenza ajena. Pacos se disparan a si mismos y luego guardia municipal lo atropella

Habían puesto el grito en el cielo los fachos. Sin embargo la realidad mostró una tragicomica historia de equivocaciones. Pacos que se dispararon a si mismos, autos estacionados corriendo peligro, y la guinda de la torta. Un guardia municipal arrasando con el paco.

Verguenza ajena es lo menos que se puede decir.